La igualdad de oportunidades no tiene nada que ver con los cráneos

Quienes utilicen transportes públicos en Madrid, como el metro o el cercanías, podrán ver últimamente en las pantallas publicitarias una campaña de la Comunidad de Madrid sobre igualdad de género. No es la primera vez que la ponen, pero han vuelto, con el mismo error. Lo que se ve es una radiografía de un cráneo humano, con un rotulo que dice “¿Sabes si pertenece a un hombre o una mujer? NO LO SABES. Y NO IMPORTA“.

sdr
El cartel de la campaña de la Comunidad de Madrid.

Por supuesto el objetivo de la campaña no podría ser más loable, como el propio cartel indica al final, reivindica la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. A eso no se le puede poner ninguna pega, al contrario, es un objetivo muy deseable, que yo desde luego apoyo plenamente.

Pero el mensaje que han elegido para ilustrar una campaña tan necesaria no podría ser más erróneo, por desgracia. Lo cierto es que sí es posible saber si un cráneo pertenece a un hombre o a una mujer, pero sobre todo, tiene importancia poder saberlo, y eso es justo lo que voy a explicar en esta entrada, para que nadie confunda la necesaria igualdad de oportunidades con una innecesaria ignorancia en antropología. Que no es que la gente tenga por qué saber diferenciar los cráneos, eso se lo podemos dejar a los expertos; pero como mínimo, deberíamos saber que existen diferencias apreciables.

Empecemos por el final, que es lo más relevante. ¿Por qué importa diferenciar si un cráneo pertenece a un hombre o a una mujer? Pues esto tiene numerosas aplicaciones. Como no es mi especialidad, voy a limitarme a explicar unos pocos ejemplos, pero animo a quien esté interesado/a a buscar fuentes más especializadas en antropología.

Identificación forense de cadáveres

hindenburg_disaster
Accidente del zeppelin alemán LZ 129 Hindenburg.

Seguramente todo el mundo será capaz de recordar alguna tragedia en la que haya habido numerosas víctimas (accidentes aéreos, terremotos, incendios, atentados terroristas…), y tras la cual se informa en los medios de comunicación de que las labores de identificación de los cuerpos están resultando complicadas, llegando a prolongarse en el tiempo mientras las familias esperan desesperadas a saber si sus seres queridos pasan de la lista de desaparecidos a la de víctimas mortales confirmadas, y en tal caso, esperan que les devuelvan sus restos para proceder a los ritos funerarios que estimen oportunos para realizar el proceso de duelo y despedida.

En fin, no se puede negar que poder identificar quién es quién cuando los restos están muy deteriorados y mezclados entre varias personas tiene su utilidad social, aunque solo sea para consolar a las familias que quieren poder enterrar a sus muertos. No quedaría bonito darle a cada familia un montón de huesos al azar, sin saber si son de su hijo, de su prima, de su nieta, o de uno que iba sentado al lado en el avión, y decirle “¿Sabes si es tu hija o un hombre? No lo sabes, y no te importa saberlo“. Claro que no. Hay que identificar los restos, y entre otras muchas cosas que, con suerte (pero no siempre) permitirán llegar a localizar a cada persona fallecida (como ADN, dentadura, etc.), un primer paso consiste en clasificarlos por rasgos más básicos, como es separar los restos de los hombres de los de las mujeres. Y los cráneos se pueden separar por sexos.

Estudios de evolución humana

lucy
Restos óseos de Lucy.

En la ciencia evolutiva también resulta importante identificar rasgos de los huesos como el sexo. Todos conocemos restos tan famosos como el cuerpo de Lucy, una hembra de Australopithecus afarensis. Solo disponemos del 40% de su esqueleto, y aún así sabemos perfectamente que era una hembra, tras más de 3 millones de años que hace que murió. Si en el ejemplo anterior diferenciar el sexo tenía una utilidad más bien sentimental, en este caso es puramente científica (con la de repercusiones que eso tiene para el avance del conocimiento y sus posteriores aplicaciones). Poder conocer el sexo de restos de homínidos hallados en grupos nos permite por ejemplo reconstruir aspectos de sus sociedades, su comportamiento, etc. Se perdería gran parte de la información sobre nuestro pasado evolutivo y cultural si despreciásemos los datos que nos pueden aportar diferenciaciones como el sexo en los restos óseos.

 

Estudios de historia

miguel-de-cervantes
Retrato de Miguel de Cervantes.

También de la mano de la antropología, pero con carácter más reciente, son los estudios de historia que en vez de remontarse millones de años lo hacen solo unos siglos. ¿Os acordáis cuando hace poco en todos los medios de comunicación anunciaban que estábamos cerca de encontrar los restos de Miguel de Cervantes? Yo tuve la ocasión de conocer a una de las investigadoras (Almudena García Rubio) que llevaron a cabo esa excavación, en una ponencia que dio en el evento divulgativo Pint of Science de 2016, y aprendí mucho sobre la importancia de identificar huesos. Para este tipo de investigaciones, resulta crucial poder identificar rasgos como el sexo, ya que si buscamos personajes históricos de hace siglos no tenemos bases de datos sobre su ADN o su dentadura con las que cotejar los restos. Lo cierto es que la excavación que buscaba a Cervantes se encontró con una fosa de numerosos cuerpos, algunos registrados y otros enterrados ilegalmente, que estaban en muy mal estado de conservación. No se pudo llegar a separar inequívocamente los restos de Cervantes, aunque se considera altamente probable que sus restos estén entre todos los encontrados. Y los investigadores, además de identificar el sexo de varios cuerpos, realizaron hallazgos bastante interesantes que nos aportaron conocimientos sobre elevadas tasas de mortalidad infantil de aquella época (de las que se tenían registros por escrito, pero que los huesos encontrados ayudaron a explicar).

En fin, poder identificar el sexo de los huesos, además de otras muchas características, tiene un montón de utilidades, así que sí que importa. Otra cosa es que la mayoría de la gente (entre la que me incluyo) seguramente no podría diferenciar un cráneo masculino de uno femenino. Pero que no sepamos no es motivo para negar que eso se pueda hacer, pues lo hacen las personas que se dedican a esos campos relacionados con la antropología, y lo que afirma el cartel de esa campaña es despreciar la capacidad profesional de esas personas y la importancia de sus trabajos.

¿Y cómo se distingue el sexo en un cráneo?

Pues hay varios rasgos característicos de cada sexo. Hay cráneos en los que se marcan muy bien las diferencias, y otros en los que cuesta más apreciarlas. En ciertos casos puede que efectivamente no se llegue a poder determinar con total seguridad, especialmente si los huesos se encuentran deteriorados hasta un punto que imposibilita tal diferenciación. Pero a priori, sí son diferenciables. Y desde luego los antropólogos podrían diferenciar el sexo en muchos cráneos medio descompuestos con los ojos cerrados cuando nosotros ni siquiera tendríamos claro que sean realmente cráneos.

Algunos rasgos que permiten tal identificación en el cráneo son:

  • Hueso frontal: más inclinado en hombres, y abombado y alto en mujeres.
  • Hueso occipital: con una protuberancia hacia atrás en la nuca de los hombres, ausente en las mujeres.
  • Arcadas supraorbitales: fuertes en hombres, mínimas o inexistentes en mujeres.
  • Órbitas oculares: cuadrangulares en hombres, redondeadas en mujeres.
  • Apófisis mastoides: más desarrollada en hombres.
  • Arcadas cigomáticas: fuertes en hombres, poco robustas en mujeres.

craneos-masculino-y-femenino

En este enlace (del que sale la imagen anterior) podéis ver más sobre la identificación del sexo y de otros rasgos en base a características del cráneo y de otros huesos.

Aunque yo, como he dicho, no soy ningún experto en antropología, y fácilmente me puedo equivocar, me arriesgaré a suponer que el cráneo que nos muestra el cartel se corresponde con el de una mujer. Al menos el que he fotografiado yo. No sé si la campaña incluirá varios cráneos (lo dudo), pero yo al menos estaré atento cuando los vea para intentar identificar el sexo. Mucha importancia no tiene en este caso, pero que me digan que no puedo me lo tomo como un reto para hacerlo.

Conclusión: que un buen objetivo no sea excusa para emplear un mensaje falso

Y con esta explicación espero al menos poner de relevancia que esta cuestión, aunque digan que no se puede saber o que no tiene importancia, en realidad sí se puede y sí tiene importancia. Forma parte del trabajo de muchas mujeres y de muchos hombres, que nos aportan conocimientos muy valiosos en campos forenses, evolutivos, históricos… ¿qué menos que no despreciar su trabajo?

Por cierto, para la próxima campaña sobre igualdad de oportunidades, ¿qué tal si en vez de poner rasgos anatómicos, que nada tienen que ver con la igualdad entre hombres y mujeres, ponen cuestiones de méritos personales? Se me ocurre por ejemplo poner un CV brillante, o un premio Nobel, o algo así que refleje méritos, preguntar “¿Sabes si pertenece a un hombre o una mujer? No lo sabes y no importa“. Y ahí sí darán en el clavo. Lo que hay que reflejar es que somos igual de capaces, no que seamos iguales en los huesos, cosa que no es cierta. A mí desde luego me parece que la campaña quedaría mucho mejor así, no diría ninguna falsedad, y ejemplificaría mucho mejor lo que se debe conseguir para la igualdad de oportunidades. ¿Qué opináis al respecto?

Anuncios

Un comentario sobre “La igualdad de oportunidades no tiene nada que ver con los cráneos

  1. Muy buen artículo. Al ver los carteles yo también pensaba que sí se podía saber (otra cosa es que yo, como persona normal de la calle, pudiera saberlo), y estoy muy de acuerdo contigo, en que la fisiología poco o nada tiene que ver con la igualdad de oportunidades. Así que enhorabuena, y coincido contigo, creo que es de mujer xDDDD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s